Lo mejor de la semana en Kueski

Siempre he pensado que cada persona es como un libro: algunos te cuentan historias magníficas e inspiradoras, mientras que otros se pueden llegar a considerar aburridos, o incluso malos; en algunos, los personajes principales son los héroes que montan un valiente corcel y pelean contra un dragón, mientras que en otros, los villanos se llevan nuestros corazones. Lo importante es que de todo lo que se lea se aprenda.

alt

Ser parte del equipo de talento en Kueski me acerca a muchas personas. Algunos sabrán, otros no: la búsqueda que hacemos para encontrar a nuestra gente es verdaderamente ardua. Los candidatos pasan por un montón de retos y cosas poco comunes para llegar, casi al final, a una entrevista donde hacemos una evaluación para determinar si la persona encaja (culturalmente hablando) con nuestras costumbres, creencias, valores y maneras de trabajar; honestamente es un proceso largo (por cierto, si has estado en él, lamentamos la espera) pero debemos cuidar al equipo, ya que es lo mejor que tenemos.

Ahí estaba pues, esta semana, entrevistando en la etapa final a un verdadero Rockstar. Me encantó su trayectoria y experiencia, pero más me fascinó lo que de esa charla aprendí de él. Casi al final de la plática (lo cito tal cual) me respondió:

“Hacer las cosas correctas es un hábito, si aprendes a vivir de esta manera, no te costará trabajo tomar desiciones. No importa que tan confusa o difícil pueda ser la situación, al final es un hábito... y para mal o para bien, cambiar un hábito es de las cosas más complicadas de lograr"

Uffff!! pensé, ¡qué buena respuesta!, quiero decir... ¡¡que buena manera de vivir!! Si todos tuviéramos el hábito de hacer lo correcto otro gallo cantaría, tendríamos un mundo mejor, ohhh si !!

Al final de cuentas esa persona nos encantó y esperamos que pueda estar con nosotros (Sí.. te esperamos muy pronto).

Entonces, refuerzo mi punto inicial, cada persona es una oportunidad de aprendizaje, tomen la oportunidad, disfruten y aprécienlo.

En mi caso, debo decir que soy afortunada por encontrarme con seres auténticos, honorables y brillantes de los que disfruto y aprendo cada día.

Y colorín colorado, este cuento aun no se ha acabado...

alt